Arte Moderno: Lejos de la Tradición

El arte del siglo XX es consecuencia de la búsqueda de nuevos lenguajes para expresarse, la reinveinción de lo ya conocido y la separación de las ideas tradicionales de cómo se hace arte. El arte de este período habla a partir de la modernidad, desde la originalidad y la imaginación.

Durante el siglo XIX y los comienzos del XX se produjeron en Europa avances científicos y tecnológicos que trabajaban en favor del progreso, a su vez, los cambios históricos, sociales y políticos invitaron a los artistas a darle una interpretación al tiempo desde visiones distintas.

Umberto Boccioni (1882-1916)Dinamismo de un ciclista, (1913)
Óleo sobre lienzo
95 x 70 cm
Museo Guggenheim de Venecia, Italia

Antes del siglo XX, las ciudades no conocían la luz eléctrica, no se contaba con alcantarillado, ni con medios de comunicación y el transporte aún funcionaba con la ayuda de animales. En aquel tiempo la mayoría de las personas no viajaba, nacía y moría en el mismo lugar y los pocos desplazamientos que algunos realizaban por motivos como el comercio, eran difíciles y largos de recorrer. La Revolución industrial, que desde el siglo XVII sacudió primero a Inglaterra y gradualmente se extendió a los otros países de Europa, incorporó nuevos conceptos para la experiencia humana como la interacción entre hombre y máquina. En el siglo XIX el desarrollo y la difusión de las fábricas que funcionaban por medio de máquinas controladas por el hombre introdujo la producción en serie. Todo esto llevó a la migración masiva del campo a la ciudad; este desplazamiento dio lugar al nacimiento de nuevas clases sociales.

El arte de finales del siglo XIX como el Art Nouveau fue el inicio del movimiento moderno. Este arte reflejó a través de la arquitectura el desarrollo industrial de las ciudades europeas, materiales como la piedra, el hierro y el vidrio decoraron las construcciones para convertir a las ciudades en galerías de arte que todos podían observar. El inicio del siglo XX, por otro lado, fue el escenario de las vanguardias, es decir, arte inusual, novedoso y experimental, un arte poco comprendido por la crítica y el público por ser tan difícil de clasificar e interpretar.

Pablo Picasso (1881-1973)Las señoritas de Avignon, (1907)
Óleo sobre lienzo
243.9 x 233.7 cm
MoMA, Nueva York, E.U.

Las vanguardias incluyen movimientos como el cubismo, surrealismo y el futurismo; estas propuestas, a su vez, jugaron con materiales distintos y cotidianos para construir obras y las representaron de formas completamente distintas, por ejemplo, con formas abstractas y figuras geométricas. El progreso tecnológico estimuló la creatividad de los artistas futuristas que vieron su tiempo como el inicio de una nueva era, cuyo principio fue marcado por la aparición de las máquinas (ferrocarriles, barcos de vapor, etc). Su objetivo era dejar atrás el arte del pasado e inaugurar una etapa que le diera las espaldas a la tradición y celebrara el cambio, la originalidad y la innovación en la cultura y en la sociedad. 

Escrito por SILVIA TORRES MORÁN

Comentarios por Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *